Sufrir actos de odio aumenta un 50% la depresión y un 40% la ansiedad entre las personas LGTBI+

Así se desprende de la encuesta Estado LGTBI+, elaborada por 40dB para la Federación Estatal LGTBI+

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental (10 de octubre), la Federación Estatal LGTBI+ alerta de que sufrir actos de odio aumenta un 50% el nivel de depresión declarado entre las personas LGTBI+ e incrementa un 40% el nivel de ansiedad declarado. Así se desprende de la encuesta Estado LGTBI+, elaborada por 40dB para la Federación Estatal LGTBI+.

La encuesta revela que el colectivo LGTBI+ se enfrenta a diario al acoso, la discriminación y a distintos tipos de violencia. Y es que, según sus conclusiones, en los últimos cinco años, 1 de cada 3 personas LGTBI+ ha sufrido algún acto de odio, casi 3 de cada 10 personas LGTBI+ han sido acosadas y/o discriminadas y casi 1 de cada 10 ha sufrido, al menos, una agresión física o sexual.

La investigación también pone de manifiesto que son las personas trans y las mujeres quienes sufren con mayor frecuencia este tipo de discriminaciones. Asimismo, muestra que las personas jóvenes y quienes disponen de menos recursos tienen mayor riesgo de sufrir incidentes de odio.

«Estos datos demuestran que la LGTBIfobia tiene un impacto directo en nuestra salud mental”

Según el coordinador de Salud Integral de la Federación Estatal LGTBI+, Toni Martí, “estos datos revelan los elevados niveles de odio a los que estamos sometidas las personas LGTBI+ y demuestran que la LGTBIfobia tiene un impacto directo en nuestra salud mental”. “Por eso, reclamamos que se erradiquen la LGTBIfobia y los discursos de odio, que son el origen de la violencia, y reivindicamos servicios sanitarios públicos inclusivos, con perspectiva de diversidad, en los que podamos abordar nuestros problemas de salud mental sin volver a sufrir la discriminación que la castiga”, demanda.

Y es que, según denuncia, “en la actualidad, la Sanidad Pública dispone de escasos profesionales de la salud mental especializados en temas LGTBI+ y las personas que solicitan este servicio sufren interminables listas de espera. Además, insistimos en la desestigmatización de la salud mental, ya que acudir a los servicios de psicología no es distinto que acudir a los de oftalmología”.

Personas LGTBI+ que viven con vih: doble impacto en la salud mental

El coordinador de Salud Integral de la Federación también hace una especial mención a las personas LGTBI+ que viven con vih. Y es que, esta doble condición puede generar un doble impacto en su salud mental debido tanto al estigma que aún sufren las personas que tienen vih, como a la violencia sufrida por ser LGTBI+.

Según una encuesta realizada por la Federación Estatal LGTBI+ en la que participaron 133 personas que viven con vih, muchas de estas personas aseguraron vivir con miedo constante a que se conociera su estado serológico. Los datos mostraron que una de cada 4 personas que viven con vih tarda más de 2 meses en poder contárselo a alguien y solo un 12% de las personas encuestadas era visible en todos los ámbitos de su vida. Entre los motivos por lo que no se comparte esta información aunque les gustaría, el 74% señaló el miedo al rechazo; el 55% el temor a que se las trate de forma diferente; el 24% el miedo al despido y el 13,% el miedo a que les deje su pareja.

NOTA. Día Mundial de la Salud Mental 09102023